Propuestas que inspiran nuestro trabajo…

Emmi Pikler

 

La doctora húngara Emmi Pikler (1902-1984) desarrolló una propuesta para los niños de 0-3 años enfocada en el desarrollo neuropsicomotor a partir del movimiento libre:

  • la creación de un vínculo afectivo entre el niño y el adulto;
  • los movimientos en los que el niño se puede mover libremente.

Según Pikler, el bebé es un sujeto capaz y singular, en condiciones de interactuar desde el nacimiento. El desarrollo de su método de propuesta es resultado de las observaciones y las investigaciones realizadas durante años y actualmente aplicadas en centros de acogida y escuelas de educación infantil de muchos países.

Las fases de cuidado, que se refieren a cambios de ropa, alimentación, baños y preparación para el sueño son oportunidades excelentes para establecer un contacto consciente. Más que eso, el adulto debe invitar al niño a participar activamente en los cuidados.

Los padres pueden colaborar con las conquistas del bebé permitiendo que explore un ambiente seguro y acogedor, preparado especialmente para él y con los juguetes adecuados. De esa manera, el niño puede aprender por sí mismo a dominar sus movimientos, por intermedio de la experiencia del error, volviéndose así cada vez más autónomo y autosuficiente.

Maria Montessori

 

La propuesta Montessori es el nombre que se da al conjunto de teorías, prácticas y materiales didácticos creado o pensado inicialmente por María Montessori. El punto más importante del método es la posibilidad creada de liberar la verdadera naturaleza del individuo, para que esta pueda ser observada, comprendida y para que la educación se desarrolle con respecto a la evolución del niño y no al revés. El desarrollo se da en “periodos sensibles”, de forma que en cada época de la vida predominarán determinadas características y sensibilidades específicas sin dejar de considerar lo que hay de individual en cada niño.

Dando apoyo a todo lo demás, los 6 pilares educativos de Montessori son: autoeducación, educación como ciencia, educación cósmica, ambiente preparado, adulto preparado y niño equilibrado.

Todos los principios del método Montessori deben funcionar unidos, para que el niño se desarrolle de forma completa y equilibrada. Es necesario comprender al niño para identificar en él las señales de eficacia de aquello que se le está ofreciendo.

Rudolf Steiner y la Pedagogia Waldorf

 

La pedagogía Waldorf es una propuesta educativa fundamentada en la Antroposofía, concebida por Rudolf Steiner en la Alemania de principios del siglo XX. Los principios de la Antroposofía y las directrices de la Pedagogía Waldorf están basados en una concepción del desarrollo del ser humano donde la persona es vista de manera holística, considerando de modo integrado sus dimensiones física, anímica (psicoemocional) y espiritual, en cada franja etaria o etapa de desarrollo y en cada biografía particular. Se busca, así, una propuesta integrada entre pensar, sentir y querer. Querer (actuar) es cultivado a través de la actividad corpórea; sentir es estimulado por intermedio de actividades artísticas y artesanales, específicas para cada edad; pensar es cultivado paulatinamente desde la imaginación de los cuentos, leyendas y mitos en el inicio de la escolarización, hasta el pensamiento abstracto, riguroso, científico, en el bachillerato. Una de la característica de la Pedagogía Waldorf es justamente el hecho de no exigir o cultivar un intelectualismo o un academicismo precoces, valorando más el juego, el movimiento corporal y la creación artística como importantes formas de aprendizaje y de desarrollo de la infancia. Predomina, también, el desarrollo de habilidades en contraposición a la mera acumulación de informaciones; se cultivan valores morales y espirituales necesarios para formar a personas creativas, autoconscientes, responsables y solidarias, capaces de dar sentido y dirección a sus propias vidas y de contribuir positivamente para el destino del mundo.

Loris Malaguzzi y la Propuesta de educación en Reggio Emília

 

La propuesta conocida como Reggio Emilia se basa en el papel primordial de la comunidad y de los padres en la construcción de la educación, además de valorar la representación simbólica – arte, pintura, música – como herramientas primordiales del aprendizaje. La estructura física de la escuela también está pensada para la búsqueda de un ambiente educativo y lúdico, haciendo con que el espacio sea considerado “el tercer profesor”. Para ejemplarizar esta metodología, Malaguzzi escribió el poema “Las cien lenguas de los niños”, en el cual propone la infinidad de posibilidades de expresión del ser humano en sus primeras edades. A partir de esta concepción, se destaca el papel protagonista del niño en su educación, proporcionando control sobre las directrices del aprendizaje. Para eso, se priorizará la “experiencia real” antes de lo establecido. Los niños deben poder tocar, sentir, hacer, relacionarse y explorar lo que está a su alrededor, para conocerse a sí mismos y al mundo en el cual están insertados. La mente de los niños y del ser humano es multidisciplinar. Por tanto, si observamos al niño cuando el conoce, tendré a cambio ese modo de conocer.